lunes, 29 de junio de 2009

A centroamérica le rompieron el mapa

Palabras sobre un luchador, un héroe de Honduras. Zelaya el presidente de Honduras caído por el golpe de estado ha reivindicado su nombre, la oligarquía ha cobrado venganza contra él.


Francisco Morazán no murió en la primera descarga. Se levantó, como pudo, y él mismo mandó corregir la puntería y dio la orden de fuego.

Después, el tiro de gracia le partió la cabeza.

Partida quedó, también, Centroamérica. Cinco pedazos, que ahora son seis. Estos seis países, que se ignoran y se malquieren, habían sido, en tiempos de Morazán, una sola república.

Él había presidido Centroamérica desde 1830 hasta 1838. La había querido unida, y por ella peleó.

En su última batalla, reunió a ochenta hombres contra cinco mil.
Cuando entró en San José de Costa Rica, atado al caballo, una multitud lo miró pasar en silencio.

Al rato nomás, recibió sentencia y fue fusilado y durante muchas horas siguió acribillándolo la lluvia.

Cuando Morazán nació, en Honduras, no había allí ni una sola escuela pública y ningún hospital donde los pobres pudieran entrar antes de pasar al cementerio.

Morazán convirtió los conventos en escuelas y hospitales, en Honduras y en toda Centroamérica, y el alto clero denunció que este Satán expulsado del Cielo tenía la culpa de la viruela y de la sequía y de la guerra que la Iglesia hizo contra él.

Trece años después de la caída de Morazán, William Walker invadió estas tierras.

Eduardo Galeano, Espejos

Una sola mirada, diferentes visiones.

1 comentario:

Furlan. dijo...

Amigo, no aguante y lo he llevado a mi blog, gracias y paciencia.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):