jueves, 19 de enero de 2012

Huyendo en Marzo


Foto por KeylimeSteve


El sol se murió sobre sus hombros sin que se diera cuenta, y la Luna la sorprendió soñando. El aroma de los escasos huele-de-noche le llegó hasta sus fosas nasales y comenzó a despertarla ligeramente. Se sintió adolorida y cansada, y entre abrió sus negros ojos.  Tocó la maleza que le nacía entre los dedos de la mano derecha sobre la que estaba recostada, y la movió para reconocerla. Le incomodaron las piedras, frías y picudas sobre las que estaba su cuerpo,  y sintió  más frío. Se incorporó y se sentó. La cabeza le pesó como si tuviera el tamaño de un elefante, y tocó sus tobillos desnudos, para sentir la sangre coagulada que nacía de los raspones de las piernas, arremangó su falda y siguió recorriendo las múltiples cicatrices de cada una, con los ojos bien abiertos por la oscuridad. Sonrío primero y lloró después. Levantó la mano de las piernas y como cubriendo sus pechos, se tocó el codo opuesto (también lastimado). Se bebió sus lágrimas y acarició el cabello tieso y enredado que le cubría hasta el ombligo. Lo tomó y lo llevó hacia atrás, intentó peinarlo y hacerse una trenza. Miró al cielo y vio las estrellas, todas, un cuajo de seres luminosos sólo perturbados por la presencia ocasional de algún cocuyo o estrella fugaz. A lo lejos alcanzó a divisar las moles de los cerros que se empezaban a encrespar sobre la  planicie. "Ya estoy cerca", pensó, e intentó incorporarse, pero los pies le dolían demasiado y los huaraches desechos dejaron que las piedras picudas le apuntalaran el calcañar, dio un grito de dolor y sorpresa y se volvió a sentar sobre la piedra más grande que encontró. Tomó su falda y la estiró hasta los pies, los enrolló y los acomodó cercanos a ella  muy juntos, para que se dieran calor. La noche le cubría el rostro lleno de líneas, marcas silenciosas de arañazos y zarpazos, recuerdos rojos y dolorosos  que la perseguían cuando se miraba en un río, cuando las tocaba, o cuando alguien del camino le preguntaba porque estaba arañada, de dónde venía, a dónde iba. Miró el horizonte y descubrió, muy pegado al suelo, el pueblo más cercano,  se asustó porque pensó que la noticia de su escape ya rondaba por ahi y que seguro el alguacil y el alcalde ya planeaban aprehenderla si la veían. "No pasaré por esta orilla", pensó. Los grillos cantaban y la luna se reflejaba como un plato sobre la superficie calma del río.

Un arriero que pasaba de regreso la vio y pensó que era un espectro, el Xtabay o algo parecido. Ella aprovechó la oportunidad y encarando su papel de fantasma le dijo que lo dejaría ir, pero a cambio de dos monedas y algo para comer, el arriero dudó pero luego resolvió no meterse en asuntos perversos y le dio lo que pedía.

Después de comer unas piezas de pan y beber agua de río, se acomodó los huaraches, cogió un bejuco a manera de bastón y empezó a andar. Allá a lo  lejos se veían las primeras casas de Tres Lomas.

Su plan era llegar a San Juan Bautista y embarcarse con un reclutador de obreros para las haciendas de chicle, rumbo a Chiapas. Allá lejos, donde nadie sabía quién era, ni de dónde venía, ni le preguntarían a donde iba o porqué estaba aquí, donde las eternas hectáreas de selva borran los nombres de las gentes y los transformaban en máquinas, con número solamente, meros objetos. Allá, nadie sabría que se llamaba Clotilde de Arco, o que tuvo por marido a Mario Avendaño, y que había salido así sin nada, huyendo de la  justicia popular de Santa María de la Victoria, escapando de ojos endiablados, palos, injurias y machetes. No, allá en los cerros donde no se ve el mar, ni hay puertos, nadie preguntaría porqué Clotilde había huído, sóla, esa noche de Marzo. Clotilde, ella, sola. Huyendo en marzo.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):