jueves, 22 de marzo de 2012

El hilo rojo

Imagen by Verónica Arivi_ Flickr



Cada día al despertar mis sentidos empiezan a maquinar que es lo que haré, a donde iré, a quien me encontraré, en los labios de quien me voy a perder; usualmente esta mañana desperté con ganas de desenmarañar el hilito rojo que siempre he tenido atado a los dedos meñiques de mis manos, ese hilo que jamas había querido seguir, pero esta mañana lo tomé y fui poco a poco desenredando cada nudo, cada vuelta.

En la primera vuelta esta un nudo chiquitico, y ahi enmarañadito mi primer "amor", ese novio de secundaria con el que seguro corría todas las mañanas haciendo apuestas para llegar al colegio, pude observar en la maquina del tiempo, bromas y juegos, pude ver las sonrisas que terminaban en carcajadas, los buenos momentos, y se terminó porque en una simple vueltecita de desenredo el no estaba atado a mi; seguí buscando, desatando y entre tanto de nuevo otro nudo, otra historia, otro "amor" de esos que se aferran, porque lograron quedarse casi atados, pero con un simple soplido y unos trucos de costurera, ya no estaba, y los mimos, los abrazos, esas tardes de melancolía se esfumaron en el drama de una tarde de monotonía en las celdas de una cárcel, sin lugar a dudas todavía hay hilo para seguir la búsqueda, pero ahora estoy atorada en el último amor, no puedo encontrar la vuelta, no se de donde se atoró el nudo; sigo en el mismo sitio, sin poder desatar, los trucos de costurera no me son útiles ya y si lo corto tal vez pueda desangrar hasta morir, o quizás no pase nada, pero le temo a la muerte más que a nada, no sé si quedarme así y dejar para otro día la búsqueda del final del hilo, o continuar (pero mentiría si te digo que anhelo desatar el nudo, pues lo que en realidad deseo es que ahí termine, que ese sea el final) 

Quiero que el tenga atado a su dedo el final de mi hilo, tengo tanto miedo de terminar desenredandolo que mejor me espero a ver que el tiempo haga sus desgarros, que se tense el hilo y se rompa por si sólo aunque como cuenta la leyenda tal vez nunca eso suceda.

Y si eres el final de mi hilo rojo, si estoy unida a ti, quiero que algún día te puedas dar cuenta, y que entonces me tomes entre sus brazos, para nunca soltarme.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):