jueves, 19 de julio de 2012

Oasis | Perderse



 Perderse.
Abrir los ojos, y mirar las estrellas desenrollarse desde un manto plagado de luciernagas errantes y difusas. Respiro, ¿respiro?. Respiro. Mover los dedos lentamente, y rozar esa sustancia áspera y seca que envuelve mis manos, ese mar de partículas invisibles en la noche que se cuela por cada resquicio de mi cuerpo, que inunda mis cabellos y mis oídos, y revolotea en vendavales inconstantes sobre mi cuerpo que yace muerto sobre su superficie. Estoy en un mar, compuesto de lo más superficial del mar y al mismo tiempo, lo más contrario, pero no lo sé, aún no lo sé. Me molesto conmigo, no sé dónde estoy recostado, no quiero saberlo y lo único que contemplo de manera incesante son dos estrellas, me aterra la idea de recordar que las estrellas podrían no existir, y su luz no ser más que la recolección de momentos pasados, plagados de luz hasta la saciedad, e incluso trangrediendo sus límites. Mentira, una luz falsa que me baña sin descanso, pálida, titilante, fría, porque su calor ya no puede alcanzarme. EL corazón abierto, late despacio, ¿estará cansado?, ¿tendrá frío?. Sin luna no hay esperanza, las horas de la tarde en que el cerebro está bañado de buenas intenciones, de augurios en el mañana están tan distantes, y eso no es porque hayan pasado muchas horas desde el atardecer, sino porque en mi atemporalidad irresoluta no sé en que tiempo estoy parado. Ahora, eso es todo lo que tengo, un ahora continuo, doloroso e irremediable que se desliza como un aire denso y susurrante sobre el corazón abierto, que late y sangra hacia adentro. ¿Cuánto hace que dejó de bombear?, ¿Hace cuánto que sangra en hemorragia interna?. La sangre derramada, mezcla de sentir y horror, miedo y futuro destrozado, se licúa con mis venas y me arrastra hacia el fondo de la arena sobre la que floto, a duras penas floto. La arena se rebela y me consume por momentos, es densa e irrespirable. ¿Se puede decir que algo es irrespirable, cómo un reproche, a algo que nunca ha sido de otra forma?, ¿No es acaso una estupidez pedirle peras a los olmos?. “Sin música, la vida deja de ser vida”, y no hay música, entonces no hay vida, entonces floto a la deriva en una masa grisácea que intenta ahogarme, ¿qué es eso?. Soledad, soledad en su más profunda existencia, en su más completa revelación, al fin estoy en su superficie, las dos estrellas titilan, cada vez más débilmente, empiezan a parecer globos lejanos, cada vez más lejanos que se consumen a sí mismos. Intento llamarlos, nombrarlos, si me acostumbro a ellos podré inventarles historias, de alguna manera creo que los conozco, pero se disuelven en la distancia cuando les cuento del futuro, aquí no hay futuro, esto es la noche y la noche sólo puede discurrir esperando, en completa espera que sume al mundo en la muerte, y yo estoy vivo en medio de tanta mortandad, porque los demás duermen y yo sólo estoy despierto. Yo y las estrellas que se disuelven y danzan, se colorean, juegan a formar arcoiris invisibles sobre arcos astronómicos. El negro es la ausencia de luz, y sin luz no hay verde, sin verde no hay esperanza. Mi cuerpo flota entero, sobre el mar de partículas que comienzan a moverse por un viento helado que viene de todas direcciones, pero no forman tornados terribles, sino todo es una masa gigantesca de cosas que burbujean, personas de arena se saludan y personas de arena se golpean, la vida se recrea en estatuas viajeras que sólo existen un instante. Tú, ¿cómo te llamabas?, ¿tenías nombre?, ¿me has abandonado?. “Sólo tu te has abandonado, encuentrate”. Condenado, condenado, condenado, la lluvia no llega y el mar de arena se crespa, las sustancias se crecen y burbujean, la tormenta se acerca, ¿o ya pasó?, ¿dónde estoy?, ¿a dónde voy?, ¿subo o bajo?, ¿esto es derecha o es izquierda?. ¡No!, ¡no!, mi necesidad de auxilio se ahoga en mis últimas burbujas de aire que escapan velozmente de mi boca, y el sonido único del viento me abandona, el corazón busca salida y se licúa, se me escapa, ¿a dónde va?, ¿a dónde voy?, calaveras de arena me hunden, y me defiendo, lo intento, de verdad no quiero ir donde van, una marcha profunda al centro del dolor, “hay que viajar, hay que ir”. ¡Agua para vivir!, ¡Aire para respirar!, “A dónde vas, no hay tal cosa como el aire, el ambiente es un sofoco continuo, un ahogo que no termina”, ¡No!, ¡No!, las estrellas se funden en dos granos de arena y luchando contra mi propio cuerpo-piedra, mi cuerpo-muerto mi alma intenta librarse, pero no hay escapatoria, “Hay que perderse para encontrarse”. ¡Ay, Ay!, sin muerte no hay vida, hay que morir para vivir, la vida y la muerte son la misma cosa ¿lo entiendo, lo entiendes, quien lo entiende, quien me habla?. La arena me cubre los párpados, los oídos y cada pequeño poro de mi cuerpo, lo último que alcanzo a sentir es un frío terrible que se cuela desde mis extremidades hacia mi centro y que congela todo lo que toca, uno se va quedando sin aire, pero no muere, primero uno se alegra, después uno se preocupa, ¿si uno no respira, y no está uno muerto, que es uno?. La muerte me abraza por la espalda y el mundo se dobla sobre si mismo, renegando mi existencia. En el desierto, la arena manda.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):