domingo, 6 de mayo de 2012

Quien te dijo eso

Imagen by caut_Flickr



Esa sensación de ser y no ser, donde los ánimos cambian muy a pesar de las emociones que te embriaguen; un ir y venir de sensaciones, y sientes ganas de llorar, pero te contienes, de niño siempre te dijeron:
-Los hombres no lloran
y tu te apretaste los ojos para evitar dejar correr las lágrimas, así creciste con esa idea falsa la cual terminaste de asimilar una noche bullanguera en la que sonaba a altas horas de la noche aquella vieja canción:
"Dicen que los hombres, no deben llorar, por una mujer que ha pagado mal..."
y te has dicho a ti mismo:
-Pero yo no he tenido ganas de llorar por una mujer y sin embargo se me ha negado tal derecho
Y alguien que ha escuchado tu monologo, te ha dicho:
-¡Aguanta como los meros machos!
pero muy en el fondo de ti, tu sabes que no eres un macho, no, tu eres un caballero, que siente igual que todo ser humano.
Y de nuevo te invade el sentimiento, y ahí esta otra vez la sensación de múltiples sentimientos que se refugian en el interior de tu débil cuerpo, tan débil que aun no te has permitido crear un nuevo espacio donde evites caer en la tempestad, sientes ganas de llorar y caminas de un lado a otro repitiendo:
-El te dijo no lo hagas, hay si, tu muy grande, te las sabias de todas a todas y mira ahora, eres un espectro sin sentimientos- rascas de a poco en poco tu cabeza como desesperado, como queriendo hallar la respuesta en tus múltiples preguntas, te detienes, otra cuestión ha llegado a tus sentidos; te envuelve la nostalgia, una lagrima se te escapa, y te dices  -Pero dicen que los hombres no deben llorar, ¿es a caso que de hombre no tengo nada?. Es en este instante que me debes escuchar, eres tu, eres diferente, ¿que los hombres no deben llorar? que falacia tan más grande, ¿que estúpido sofista se encargo de lavarte el cerebro con esas ideas tan machistas?, anda hombre explícame,  porque sinceramente no te entiendo nada.
Te levantas del sitio donde te encontrabas sentado, peinas con tus dedos, tus enredados y largos cabellos
-Quiero llorar- esas fueron tus palabras, dime, ¿lo recuerdas?
-Entonces hazlo, deja salir tantos sentimientos acumulados, se tu mismo, no el reflejo de un macho sin sentido.

Esa noche estrepitosamente callo la lluvia, los cielos hicieron fiesta por tu decisión,  las lagrimas fueron callendo, primero unas cuantas, después el llanto incontenible, toda la noche estuve a tu lado, lloraste hasta quedar dormido y a la mañana siguiente ni siquiera te conocí, eras otro distinto ayer, con más alma, más hombre que cualquiera.

Tome tu rostro y te besé dulcemente hasta desvanecerme en la nada de tus recuerdos, me fui, me esfume, y tu estabas más tranquilo, notablemente tranquilo, tanto así que te olvidaste de mi; pero yo sigo viéndote actuar y el día que de nuevo necesites pensar ahí estaré a tu lado para poderte consolar.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):