miércoles, 9 de mayo de 2012

Anotaciones. | La existencia humana

La marcha de la humanidad por Esparta @Flickr

 ¿Cuál es el fin último de la existencia humana?, ¿Cuál es la razón de que estemos todos aquí, en conjunto y en solitario?. O mejor aún, quizás más conveniente, ¿existe un fin último para nosotros?.

La existencia de un fin último para la humanidad el conjunto, implica lógicamente que este fin último se cumple para todos los casos especiales. Es decir, si partimos del supuesto de que existe un fin último para la humanidad, entonces todos los hombres tenemos un fin último, todos estamos condenados a servir hacia esa razón por la cual venimos a dar al mundo. No puede ser que algo valga para el conjunto exceptuando casos específicos. Sin embargo, esto es sólo un supuesto, puesto que ni siquiera sabemos si existe ese sentido absoluto de todo. Recalco, que también debe ser absoluto, ya que si fuera móvil, significaría que la humanidad tiene un fin último en función de las épocas, y vamos a entender a la humanidad, como un conjunto más allá de sus límites espacio-temporales. El superconjunto humano, no es la humanidad instantánea, no es la suma de todos los hombres que existen a determinada hora y minuto en el Universo, esto incluso sería una definición imperfecta de la humanidad como conjunto, puesto que sería un censo sesgado a los supervivientes, sería como eliminar el trasfondo histórico del cuál también formamos parte.

No obstante, no se puede tomar la opinión de la humanidad, para poder aislar lo que todos, todos, interpretamos como sentido. Nuestra búsqueda del fin de la existencia humana, queda reducido entonces, a una suerte de probabilidades y pruebas mediante inferencias. Sin embargo, no tenemos que ser tan rigurosos (tal vez si tengamos, seleccionar una muestra, elaborar una encuesta, recabar los resultados), para darnos cuenta que en el momento exacto en que preguntamos a los demás por el fin último de la existencia humana, las respuestas comiencen a presentar variaciones. Me atrevo a pensar que muy posiblemente exista una tendencia central, es decir, mucha gente responderá con conceptos similares que representarán a la mayoría, aún así, dudo mucho que todos respondan lo mismo, basta con hacer el experimento con un pequeño número de personas. Si analizamos lo que nos dice mi anterior aseveración, es que, si de hecho, el fin último de la existencia fuera inamovible, las personas responderían lo mismo. Hay que hacer hincapié en el hecho de que, es posible que las personas desconozcan su propio fin último, que nos esté vedado, porque existe esa probabilidad, y es algo que es digno de discutirse, pero no planeo abordarlo por ahora, sólo anotaré que si nos está vedado, y es prácticamente como si no hubiera tal sentido, ya que no lo conocemos.

Dado que el sentido último de la muestra, tiene una varianza distinta de cero, no es absoluta. Si no es absoluta, entonces no hay tal fin último de la humanidad, no existe o es desconocido. 

Algunas personas en este punto se sienten tristes, desconcertadas, o vacías, y no es porque de hecho mi lógica falible puede convencerlos de que no existe tal fin último, sino porque al imaginarse que no exista, pierden el sentido de la existencia. Si no hay razón para vivir, ¿tiene sentido vivir?.

En mi opinión creo, que el hecho de que no exista un fin último, o que lo desconozcamos, (me inclino a creer lo primero), nos da la completa libertad de elegir nuestro propio fin último. Si el conjunto de la humanidad no tiene un sentido, una razón para existir, no significa que las partes no lo tengan, tampoco significa que todos deban tener uno. Uno puede pasar su vida viendo la televisión porque sí, o uno puede pasar su vida viendo la televisión, porque de hecho crea que su fin último es consumir todos los programas que pueda ver. No creo que el fin último sea lo mismo que el destino, el destino se me hace una ilusión más esotérica, más inclinado a un sentido religioso. Creo que todo es móvil, y si todo es móvil, nuestro fin último, puede no ser necesariamente el mismo.

En resumen, no hay tal cosa como una razón para existir para todos nosotros, pero si podemos elegir alguna para algunos.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):