domingo, 13 de noviembre de 2011

Internet, jóvenes y control social.


César Huerta / @zorrotapatio

El internet es uno de los inventos más importantes de la historia que sin duda alguna revolucionó significativamente al mundo entero en la última época del siglo pasado. Nacido por fines militares que siempre buscan terminar con la vida del otro, revertió su origen dañino y hasta nuestros días es una de las herramientas tecnológicas que han generado un sinfín de posibilidades de acción, creación e incluso subversión para millones de cibernautas.

Gracias a él, el ser humano ha podido obtener gran cantidad de información en línea antes impensable, con un acceso fácil a una gran biblioteca de conocimientos, además de una interacción sin precedentes mediante una nueva forma de comunicación capaz de achicar al mundo para hacerlo propio, entenderlo y conocerlo.

Una buena parte de las y los jóvenes hoy en día no son los mismos y su época no es la de sus padres y abuelos pero tampoco de la de los recién llegados al planeta. Ellos y ellas, el futuro del mundo, viven circunstancias distintas pues desde su integración a la sociedad, conviven con los cambios tecnológicos y son parte de ellos en toda la extensión de la palabra.

Son capaces de desplegar una amplia variedad de realidades a través de un clic. Pero también pueden sumergirse en la indiferencia y la no colectividad. Quedar atrapados en una burbuja tecnológica y olvidarse de la existencia del otro. Seguramente existen muchas alternativas pero estas dos variables son fundamentales.

En este mundo moderno, el joven puede unirse a una rebelión contra el orden social establecido o quedarse inmóvil frente a la realidad. Tiene en su poder la capacidad de hacer temblar a muchos medios tradicionales y corporaciones o quedarse detrás de la computadora y pensar en sí mismo.

Las revueltas de este año iniciadas en la primavera árabe, continuadas en el Mayo español y finalizadas con los estudiantes chilenos y los indignados de todo el mundo, demostraron la factibilidad de Internet para unir lazos en común en una causa. Es por eso que como ha ocurrido a lo largo de la historia, para diversos gobiernos, corporaciones y el sistema mismo, se ha vuelto una necesidad primordial tener el mayor control posible de la comunicación.

Pero no les será fácil. El Internet es como bien lo dice el sociólogo Manuel Castells “un instrumento de comunicación horizontal, global, libre y no controlable”. El ser humano siempre estará en una constante lucha de subvertir los aparatos de poder, como en un espiral, como en una utopía. Ningún intento de obstaculizar el flujo de información logrará su cometido, como no ocurrió con las dictaduras militares, con la censura del poder en el periodismo, con la prohibición de repartir volantes en contra de la guerra de Vietnam o con la pinta de bardas a favor de la izquierda en las ciudades y en el campo.

La rebeldía en las calles o en el internet seguirá presente porque como bien lo decía Salvador Allende “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):