jueves, 3 de junio de 2010

Río Santiago, el vecino incómodo [Entrega 4]


La resistencia a la contaminación del río Santiago no es motivo para estar siempre tristes. Las marchas así lo demuestran, se necesita sonreír pese a los malos augurios, pese a la inconformidad, pese a la sordidez de las autoridades. Y es que cuando la gente visita la ciudad, el gobierno responde con lo único que sabe hacer: toletes y escudos, secretarios de bajo rango, con un silencio atroz.

Los que nunca aparecen en las fotos de los diarios, los que viven en la problemática ambiental, los olvidados de siempre, toman las calles y avenidas para manifestar su inconformidad, para gritar que están vivos, para pedir justicia por los que se han ido y por los que ahí están, para demandar soluciones que nunca llegan, que nunca aparecen, que quedan archivadas en algún lugar. 

Ellos, los que tienen el problema sanitario los 365 días del año, vienen de lejos y esperan una respuesta. Pues la gente muere y a las autoridades poco les importa, no hacen nada, siempre tienen planes y proyectos. Los que ahí habitan, según los gobernante deben tener paciencia. Mientras tanto, en el Salto y Juanacatlán, dos pueblos de los más afectados siguen respirando el veneno, observan cómo se va el vecino, el tío, el amigo y no dejan de padecer enfermedades. La muerte, ronda tras de sí.

Una sola mirada, diferentes visiones.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):