domingo, 4 de noviembre de 2012

Nota de confusiones y lo que siento por ti


Hay tantas cosas explicablemente inexplicables, todo de cuanto somos parte, nuestro alrededor, el universo mismo es parte de aquello que pareciera del todo explicable y en un abrir y cerrar de ojos se transforma en un cúmulo de cuestionamientos que lo vuelven a hacer inexplicable.

El amor es una de esas tantas cosas que parecieran poco a poco ir tomando forma y en un instante cambiar rotundamente; existen múltiples explicaciones de la manera en la que este suele apoderarse de uno, sin embargo esas explicaciones no son suficientes para un corazón enamorado que abre las puertas a un universo completamente diferente, se pinta el mundo en un tono que no existe, las palabras se suavizan, el tiempo corre más a prisa; ¿qué es el amor? se pregunta el pequeño que corretea a la mariposa en el jardín mientras a lo lejos una joven pareja se besa desbordando sentimientos y aún más lejos aquella triste dama llora por causa del mismo.

¿cómo puede dar alegrías y dolor? ¿Cómo un mismo sentimiento puede ser tan bipolar?; los científicos explican, dicen, hacen, parlotean y difunden un montón de verdades que ante los ojos de un enamorado no son más que puras falsedades, para que explicar lo inexplicable, para que romperse el coco con algo que jamás podrá ser comprendido como se desea en realidad.

El amor, ¿qué es el amor? ¿nada es el amor? o ¿todo es el amor? lagrimas o sonrisas o una mezcla de las dos por ironía o por dulces melodías, pero siempre se juntan en tal sentimiento que desgarra el corazón, ¿el corazón? y que no se supone que el corazón es sólo un órgano vital y no una maquina de sentimientos, que dicha sensibilidad corresponde al cerebro, ¿alguien me puede explicar? necesito saber...

Estas aquí y después ya no, que te amo, sin duda no tengo el valor para negarlo, antes estaba él, pero Dios mismo sabe que me cansé de esperar, que uno no puede ser mártir tanto tiempo y menos de sus propios sentimientos, que el dolor aprieta y la mentira ahorca, que esperar sin esperanzas es como sentarse en medio del desierto esperando a que empiece a llover.

Lo esperé tanto tiempo o quizás no lo suficiente, pero si lo necesario para que pisoteara mi corazón para que embarrara con sus falsedades mis ilusiones y mis ideas quedaran hechas nada al compás de cada una de sus mentiras que se enmarañaban paulatinamente en mi cerebro, que en ocasiones hasta me quitaban el sueño y en un abrir y cerrar de ojos me dejaba caer al abismo; hoy que estas aquí debo, necesariamente tengo que decirte lo mucho que te amo, y que nada del pasado me afecta ya, que somos uno, que seremos siempre y que todo cuanto tengo lo comparto contigo, porque esta forma de amar es un poco menos torpe que aquellas inexplicables formas en las que se ama sin intereses; siento decirlo mi amor, pero te amo con todos los intereses del mundo, tengo el grandioso interés de pasar mi vida a tu lado, de compartir sonrisas y tiempos lindos, el interés de despertarte con un beso cada mañana o que por el contrario seas tu quien lo haga, estoy interesada totalmente en tu persona, en cuanto vales, en cuanto eres y muchas otras cosas.

Por tanto este amor no es igual que los otros, es una clase de amor que se explica en momentos de tristeza que va desde sonrisas, hasta risas y carcajadas, que se esconde de la nada y salta precipitado al bullicio matador de una sociedad que implora fuertemente una vida sumisa y casta, que pide moral cuando la moral hace tanto tiempo que se ha marchado ya, te amo en este mundo tan idiota, que se queja de la alegría porque no pueden más reír debido a que un dolor abdominal no les permite continuar y después se quejan de la amargura que les estira la sonrisa y no les deja ser feliz, inconformes que se quejan hasta porque tu y yo nos amemos, ¿qué les importa si no son ellos?.

Te amo en medio de las aguas turbias, te amo aún entre los cuarenta días de un diluvio que pronto acabaran resultado de un pacto dejando mostrar colores hermosos en un cielo extremadamente azul, ya ves lo que dicen por ahí, <<Después de la tormenta, siempre llega la calma>>, yo la estoy esperando, pero si las aguas no optan por tranquilizarse me jugaré la vida por ti, me la jugaré en esa forma en la que alguna vez estuve dispuesta a morir y simplemente mi vida no fue lo suficiente para ser feliz, me jugaré la vida a cambio de alegrias, sueños y noches que se vuelvan días a tu lado corazón.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):