martes, 18 de septiembre de 2012

La espera de Octavio



-¡¡¡Octavio!!!- Gritó con firmeza la joven madre

-¡Ya voy mamá!, aún no ha caído la tarde y puede ser que papá llegue en el último tren- Contestó con alegría el pequeño mientras seguía parado en el montón de arena que le daba vista a la estación del tren

-¡¡¡Octavio!!!, que vengas aquí pequeño desobediente, que la merienda ya esta servida y debes lavarte los dientes, la tarde ya cayó, no quiero que sigas ahí, vente, te debes bañar

-Pero mamá...

-Es la última vez que te hablo Octavio

Octavio bajo del cerro de arena, entró en la choza y corrió directo hacia el baño, en la cama ya estaba preparada la vieja pijama de cochecitos rojos y los calcetines verdes que tanto le gustaban; en la mesa esperándole se hallaban una taza de espumosa leche y una pieza de pan recién horneada. Al terminar de arreglarse Octavio fue hacia la mesa donde tomó su respectivo lugar y empezó a merendar, Maura, su madre le miraba tiernamente, sus ojos vivarachos y aquellos rizos dorados que a veces le cegaban la mirada, ese era Octavio, el hijo que tanto amaba, aunque quizás eso se debía a que era el único.

-¿Mamá?-Dijo con voz muy queda Octavio

-¿Qué paso hijito?

-Mañana después de mis deberes también saldré a esperar a papá

-Mi amor, creo que debemos dejar esa espera, tal vez el ya no vuelva

-Pero mamá, tu me dijiste que un día iba a regresar, y yo lo voy a esperar- Refutó y advirtió Octavio a su madre

-Octavio, ya son 7 años que llevo yo en su espera

-¡Vamos mami! ¿no me digas que ya te cansaste?, mira cuando papá halla regresado, cuando lo veas entrar conmigo en los brazos veras que si ha servido esperarlo

-Hijo, cada tarde desde que él se marchó lo he esperado en este mismo sitio

-Mamá, yo sé que papá va a volver, el tiene que venir, es que yo sé que el va a venir; una vez Simón, el hijo de doña Soledad me dijo que el espero por mucho tiempo a que llegara el paquete de libros que había mandado a pedir a la capital,  y que no se canso de hacerlo, porque esperaba con ansiedad esos libros, así yo tampoco me voy a cansar por que anhelo con todo mi corazón conocerlo- Las lagrimas en los ojos de Maura se hicieron visibles, el pequeño corrió por un pañuelo y secó las lagrimas de su madre.

-Octavio, posiblemente tu padre no vuelva jamás, sin embargo me uniré a tu deseo ferviente, y esperaremos su regreso, aun cuando mi corazón se halla cansado de esperar, porque todo cuanto tengo eres tú, y si un día el brillo de tu mirada se apaga, empezaré a desvanecerme también, porque todas cuantas ilusiones me forjé ahora se han concentrado en ti. Esperaremos juntos a que vuelva aquel señor, si un día también te cansas de esperar, ese día hijo mio tu y yo empezaremos a volar más alto, tanto que ya nadie nos esperara jamás.

El pequeño besó la frente de su madre y se metió a la cama, Maura simplemente le daba mil vuelta a aquel deseo que se miraba tan fantasioso y que sin embargo no se podía cortar, cerró los ojos y empezó de nuevo la historia a soñar, recordando cada beso, cada abrazo, recordando todo cuanto a su hijo había enseñado, y el día en que por vez primera lo incitó a esperarlo...

2 comentarios:

Zorro Tapatío dijo...

Así me llamo yo, Octavio. :)

Cindy Asuncion Benites Javier dijo...

en serio?? jejeje Me parece un buen nombre :D Saludos

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):