sábado, 10 de diciembre de 2011

El lobo estepario.

Wolf Park by somethingsong vía Flickr


No soy un asiduo lector, pero por lo menos debo reconocer que puedo mencionar 3  libros que quizá  no hayan cambiado mi vida, pero sí han dejado marca en mi. Pero ese no es el  punto.

Hace unos días me acerqué a una librería, siempre he preferido navegar vacilante entre un mar de libros que me circundan, que soportar a las gentes simplonas que se pasean felizmente entre montones y montones de ropas, en las plazas hay grandes aglomeraciones de gentes los fines de semana, menos en las librerías, ahí me paré, descarté rápidamente los libros de textos, los esotéricos, los de ayuda emocional y me dirigí a los de literatura, ahí me sentía más cómodo, revisé rápidamente los libros de política y  humanidades más recientes y ningún título llamó mi atención, me sitúe entre un joven que al  igual que yo estaba cazando un buen libro, y una simpática joven de lentes, a la que le colgaba un mechón de cabello que hacía que escondiera de mi su cara, observé que estaba revisando y vi que era un título de Poniatowska, eso iluminó mi mente, ¡Poniatowska!, rápidamente busqué su nombre, y encontré un par de títulos, luego seguí revisando, tal vez había un libro que me llamara más la atención que una novela, fui cayendo y me encontré "Un mundo feliz" de Aldeus Huxley, ¡ah!, que buen libro, y me dije que  mi hermana debía leerlo; más adelante estaba "Rebelión en la  Granja", y por allá también "1984", ambos de George Orwell (y sin darse usted cuenta ya mencioné 3 libros), era una sección pequeña donde los libros se apretujaban así que empecé  a examinarlos por el  lomo y de la nada cavando en ese pequeño rincón saltó a mi  vista "El lobo estepario" de Hernan Hesse, inmediatamente reconocí  el nombre del libro de mis clases de filosofía de la preparatoria y lo tomé (alguien sin duda hubiese notado algún tipo de brillo en mis ojos),  no sabía nada acerca del libro y en la  contraportada poco explicaba sobre el mismo, por suerte el precio no era excesivo e incluso podría llevarme un libro más, éste otro sería una novela "La muerte de Artemio Cruz" de Carlos Fuentes que fue igual  de difícil encontrar.

Tomé los dos libros,  pagué sin pena  ni gloria, y salí contento con mis dos nuevos mundos por conocer. Debo decir que al llegar a mi casa no pude leerlos inmediatamente, pero decidí que el primero en digerir sería "el lobo estepario". Cuando logré hacerme un tiempo, tomé  el  ejemplar lo destapé rápidamente e inicié la lectura.

El principio, la explicación del libro me pareció bastante lenta, poco sobre el contenido y mucha introducción de algo que yo quería ya  conocer. Finalmente empieza la narración de Harry Haller, y mientras Harry desenrrolla el pergamino de los motivos del lobo, uno no puede más que quedarse atónito  ante la  similitud de ideas entre el  redactor ficticio y el  lector que está ahora, acostado en una hamaca saboreando las palabras tranquilamente, asusta un poco hasta que punto Harry y yo pensamos igual, y con el  remache del "Tratac del  lobo Estepario" la  cosa se pone más terrorífica, puedo incluso rescatar alguna entrada reciente en este blog y compararla  con la línea de pensamiento que sigue dicho librito dentro de las cartas, que están dentro del libro.

Uno nunca se da cuenta en que momento las cosas van perdiendo piso y se vuelven más confusas, Harry nunca nos advierte,  sólo un sobrino nos avisa al  iniciar el libro que la cosa se pondrá extraña, pero al  leerlo uno simplemente se sumerge y se pierde.

Creo que al sol de hoy,  ningún libro ha cambiado por completo mi vida,  pero sin duda "El lobo  estepario" es un libro que está demasiado cercano a mi como para ovidarlo, porque esa lectura, no es externa a mi, de hecho es más bien como leerme a mi mismo,  y esa sensación de miedo no se olvida fácilmente.

1 comentario:

yerbafina dijo...

Me gustó tu relato. Ciertamente la navidad es una parafaernalia que lleva a la gente a gastar a lo loco. Hace tiempo dejé de ser "objeto de la mercadotecnia", poco me interesa comprar y disfruto lo que tengo.

Pero en este momento todos somos lobos, a lo mejor no de la estepa; pero sí de la selva citadina.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):