viernes, 8 de julio de 2011

Izquierdas

 Fotografía tomada de la galería de: Júbilo-Haku

Desde 2006, algo ha sucedido en el seno de las izquierdas de Mexico, antes unidas y firmes frente a un objetivo común, su imagen política ante la sociedad, ha sido terriblemente desvirtuada, muchas veces por personajes sin escrupulos e incongruentes propios de la política, pero en no menos ocasiones también por la misma cúpula que en ese mismo año orquestó el fraude electoral.

No obstante, las izquierdas han venido restándose unas a otras, descalificándose, y aunque, como apunto, gran parte del trabajo de la caída de la Izquierda en Mexico se debe a un aparato de medios monopolizante y desinformador, nunca y quiero ser energico en esto, se debe achacar al estado toda la culpa de un proceso que se ha venido gestando desde la misma Izquierda mexicana, me refiero con esto, a la izquierda política, la que busca el poder, la que legisla, la que alza la voz, y la que es electa.

No voy a entrar en detalles de él porque o en qué manera esta facción de la política mexicana, alguna vez idealizada y que enarbolara el lábaro de los pobres, los necesitados y aun más en general una pueblo necesitado de ser escuchado, y de ser sobre todo comprendido, termino convirtiéndose en poco menos que una opción más, y para peor, en un circo político y mediático, que solo parece dar patadas de ahogado, donde cada quien defiende sus ideales (los mismos que antes defendieran en su conjunto la suma de las izquierdas), pero con la gran diferencia de que los defiende, no en favor de el bien común, sino en a como él se los da a entender a sí mismo.

Quitemos del medio, si las intenciones son buenas o malas de quien defiende estos ideales, el punto es que simplemente, el defensor tiende a cerrarse sobre su círculo, a acuartelarse y dedicarse a lanzar ataques hacia los demás castillos izquierdos, siempre en busca de sus defectos, para tomar esas fallas como pruebas irrefutables de lo correcto de su raciocinio. Así veo yo a la izquierda en México, dividida, acuartelada, reducida a círculos abstractos, donde se representan los intereses de un grupo y no de un pueblo.

Y desde esas posiciones en el que cada quien dirige su pequeño ejército de seguidores, la única salida legitima es la divinización del concepto, los ideales, se convierten en dogmas, los enemigos se convierten en diablos, y los discursos de los señores feudales en biblias que hay que aprender y querer cabalmente.

Me lastima como ciudadano, ya ni siquiera como un izquierdista, la situación de la izquierda en México, desde las alianzas con partidos totalmente ajenos a los ideales de esa izquierda mexicana, hasta la división que he expuesto líneas más arriba.

Para terminar me gustaría dejar un poco de la conversación que sostenía ayer José Cárdenas (si, así es cometí eso que algunos pueden considerar sacrilegio), con cierta analista (no escuche su nombre), y es que como ella mencionaba, la izquierda política, ha perdido su sentido autocritico (consecuencia de lo que antes describí), y también debe recordar, que el discurso contra el estado, cuando tu formas parte de ese estado, simplemente deja de funcionar.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):