martes, 18 de mayo de 2010

Notas del país


A veces los mexicanos pensamos que no somos trabajadores, que no somos inteligentes y que estamos determinados por nuestra propia cultura. Y entonces caemos en el pesimismo, generalizamos y no vemos más alla de nuestra naríz. Y es que pareciera  un discurso impregnado en una buena parte de la sociedad. La tele nos dice que somos unos flojos y nacos, que deberíamos cambiar, occidentalizarnos y cambiar nuestra forma de vida. Salir a los centros comerciales (que más bien parecen aviarios) y dar vueltas y vueltas entre aparadores.

Pero no. La gente sale desde muy temprano y hace sus labores cotidianas. Trabaja para sobrevivir. Lo hace de mil maneras, unos desde el empleo informal, otros desde el informal, pero trabaja. Y la clase dominante y dirigente se duerme en sus laureles, mantiene el mismo modelo económico que continua empobreciendo a sus gobernados, ni siquiera se da cuenta de la batalla contra el hambre de la mayoría de la población.

Vivimos en una depresión colectiva. Miles de jovenes no estudian ni trabajan, se les niegan las opotunidades, crecen con un futuro incierto, sin expectativas, sin derechos de ningún tipo. Entonces, se enrolan en las pandillas, asaltan, son atraídos por las drogas y el alcohol, se sumergen en un mundo sin sentido. Y el país sigue ahí, con los problemas de siempre más los que se acumulan. Permanece a pesar y a costa de todo.



Una sola mirada, diferentes visiones.

Audiolibro Recomendado del Mes

Compartimos el Libro: "De la dictadura a la Democracia" del autor Gene Sharp, en su formato audiolibro para nuestros estimados lectores. Un título imprescindible sobre los diferentes métodos que el autor propone para disolver dictaduras por medio de revoluciones pacíficas y acciones no-violentas. (son díez capítulos que se estarán subiendo hasta completar la carpeta):